Saltar al contenido

Mi experiencia como programador

15 julio 2020
| Bloque de Anuncios |

Hoy os vengo a contar mi experiencia como programador tras 4 años en el sector. Creo que una de las informaciones más valiosas que se pueden encontrar sobre un sector laboral es la propia historia de alguien que esté dentro, y te pueda contar cada detalle y como es un día cualquiera desempeñando esa labor.

Pero primero: Mi background y vocación

Desde bien pequeño desperté una curiosidad respecto a la informática y tecnologías, seguramente gracias al Cibercafé que teníamos como negocio familiar. Cuando empiezas a trastear desde pequeño con ordenadores, creces con esas habilidades, y de hecho con 10-12 años ya sabía teclear sin mirar el teclado, formatearte un ordenador, instalar un S.O, piratear juegos, abrir puertos en los routers, incluso hackear vía MSN o email XD.

Poco a poco y gracias a este background me fue llamando la atención el desarrollo de páginas web simples con HTML – CSS y posteriormente un poco de programación (javascript, PHP). Con este background llegué a la mayoría de edad.

Las decisiones vitales y la inmadurez.

El primer «bache» llegó, como no podía ser de otra forma, con la edad del pavo. Acabas el bachiller y aunque tu edad física diga que eres adulto, no es raro que realmente no lo seas, y eso sucedió. Ni yo mismo tenía claro en lo que quería formarme de cara al mercado laboral, y tampoco le daba la importancia que se merece algo tan vital.

| Bloque de Anuncios |

El resultado fue el fracaso en 2 grados superiores debido a la falta de motivación, ya que no tenía nada de vocación en esos ámbitos. También me presenté a las pruebas de acceso a la universidad (PAU por aquel entonces), donde me quede durante 2 años seguidos entre los tres primeros en lista de espera para la carrera que en ese momento quería estudiar. Finalmente perdí un año más cursando una carrera similar con la meta de poder convalidar asignaturas comunes en la carrera que si quería estudiar.

En definitiva, una racha de 3-4 años donde me sentía totalmente perdido y estancado mientras mis circulos más cercanos iban obteniendo sus títulos.

La clave: Estudiar lo que potencialmente me podía gustar

Llegó entonces el momento de tocar fondo y descubrí que quizá lo más óptimo era estudiar algo que seguramente me gustase: el ámbito de la informática, y más cuando era lo mas cercano a una vocación que yo podía tener. Seguramente estés pensando lo mismo que yo: «Hay que ser tonto para no estudiar desde el principio lo que más te puede llenar/gustar», y así fue, y más aun si tenemos en cuenta que el sector IT es de los mejores pagados y con mejores salidas en España y en el mundo.

¡Maldita edad del pavo!

Así pues acabé decidiendome por estudiar un Grado Superior en Desarrollo de Aplicaciones Multiplataforma, el cual obtuve con buenas notas. A los 2 meses de obtener el título ya tenía mi primer contrato indefinido, trabajando para una Startup madrileña.

La experiencia como programador

En cuestion de 2 años o menos, pasé de no tener formación específica en nada, a tener un título en desarrollo de software y estar trabajando para una Startup por 24.000€ brutos anuales. Menudo giro vital!

En esta empresa trabajaba como programador backend Junior, orientado únicamente a un proyecto de larga duración. Los primeros 6 meses fueron bastante duros, no estaba preparado ni tenía trabajada mi faceta profesional. Las reuniones, horarios y finales de sprint me suponían una angustia casi diaria, la presión siempre me acompañaba: había que cumplir con el cliente. Está presión y exigencias fueron más intensas de lo que desde mi punto de vista deberían ser para una persona sin experiencia laboral previa, pero no hay mal que por bien no venga: esto hizo que en cuestion de 6 meses controlase bastante:

En mi primer día de trabajo me mandaron corregir una Query larga en SQL y tardé una media hora en detectar la comilla que faltaba.

6 meses después ya era capaz de crear Scripts que combinasen información extraída de bases de datos SQL y MongoDB, manejándo los datos con PHP como un programador de verdad. En las reuniones previas a un desarrollo ya empezaba a ser capaz de ir intuyendo donde y qué código había que modificar/añadir, según íbamos hablando de las necesidades del desarrollo.

Otros 6 meses después y ya con un año de experiencia, me empezaba a sentir cómodo y respaldado por mi conocimiento, aunque algunas etapas seguían siendo duras debido a la exigencia. Pero ya era otra cosa.

Pasó otro año donde continué aprendiendo en esta Startup madrileña, y finalmente mi andadura acabó cuando la empresa tuvo que cerrar.

Me decido a trabajar en el extranjero

Cuando mi empresa cerró yo me encontraba en una etapa en la que mi pasión por viajar había despertado, y con ella la idea de probar la vida en otro país, la decisión más óptima cada vez tenía mas peso: Trabajar de lo mio en un país donde las condiciones laborales sean muy buenas, y de paso, con otro idioma. El destino elegido fue la maravillosa Irlanda.

Este artículo lo voy a dejar aquí, para próximamente contaros en otro mis vivencias como programador en Irlanda, que no son pocas.

Espero que mi historia personal os sea de utilidad y guía en vuestras decisiones personales y profesionales, sobretodo si trabajas en el mismo sector 🙂

| Bloque de Anuncios |